El crecimiento y transformación de las compañías del siglo XXI depende de la correcta interpretación de sus datos